¿Marketing?
 
Para comenzar a hacer una aproximación sobre Marketing, empecemos hablando de aquello más puro que rodea al concepto. Si vamos a la definición, esta nos habla de este término como “la administración de las relaciones redituables con los clientes” o en su defecto, como un “proceso de satisfacción de las necesidades de los clientes, en tanto aporte un beneficio a la empresa”. 

Algo que también aquí interviene tiene que ver con las conocidísimas 4P. Producto, precio, plaza y promoción. El producto (o servicio) es aquello que vendemos en sí. El precio es aquello que te van a dar a cambio del producto/servicio. Por su parte la plaza es aquel lugar en el cual va a ser adquirido. Y la promoción tiene que ver con el conjunto de acciones que realices para, valga la redundancia, promocionar tu producto.
 
¡Necesidades, deseos y demandas!
 
Este es otro factor importantísimo en relación a tu target. El marketing busca de alguna manera detectar las necesidades de un público objetivo, para transformarlas en deseos y que después se devengan en demanda, aportado en última instancia, como la definición lo menciona, beneficios a nuestra organización.
 
¿Qué pasa con el Branding?
 
Tu producto es excelente, tu mercado está generando muchísimas ventajas para expandirte, el precio está al alcance de tu target, y a ti te deja muy buenos réditos. La promoción funciona, y todo marcha más que bien… Pero, ¿qué nivel de compromiso tienen los usuarios con el producto/servicio que pariste? ¿A los usuarios de aquello que vendes, les da lo mismo tu producto/servicio que el de la competencia?  ¡Estas preguntas se responden todas con un librito de Branding bajo el brazo! Aquello que es casi más importante que el producto: la experiencia que le sirve a las marcas como herramienta en miras a una fidelización es algo que… ¡debe existir! Y ¡debe penetrar!
 
Si hablamos de definición de la palabra Branding, podríamos entenderlo a este concepto como todo aquel conjunto de acciones para posicionar a una marca en la mente de los diferentes stakeholders que cada compañía tenga.
 
Si vamos a casos concretos y nombramos, por ejemplo, una gaseosa asociada al sentimiento de felicidad y cuyo principal target es la familia… Ya estás pensando en una, ¿no? Seguro que si… ¿Casualidad? No. ¡Branding!
 
Si pensamos en café, y más precisamente en cafeterías desparramadas por prácticamente por todo el mundo… No hay dudas de quien estamos hablando, y sin siquiera haber nombrado un mínimo atributo de su producto. ¿Coincidencia? Claro que no. ¡Branding!
 
Veamos las siguientes imágenes 👇
 
que-es-el-branding-700x467
Starbucks
 
bic
Bic
 
importancia-del-branding-700x467
Campbell’s
 
mc2

Mc’ Donalds.

 
¡Imposible no reconocer a que marca pertenecen todos estos productos!
La arquitectura visual de una marca es un activo importante dentro del branding, no cabe ninguna duda que estas marcas lo han trabajado de manera excelente.
 
Si comparáramos Marketing y Branding…
 
El marketing está relacionado al producto en sí, cuál es su precio, dónde se encuentra (en relación al target al cuál apunte), y la forma de promocionarlo. Mientras que el Branding es el encargado de marcar la diferencia: ¿por qué nuestra marca es más valiosa que la de la competencia?