2017, plena era de la digitalización y la tecnología; era en la cual el consumo y el movimiento de y en las redes sociales ha superado límites imaginados.  

El mundo social no es solo un mundo para las personas; no, el mundo social se ha convertido en un hervidero de información para las compañías y marcas que quieren hacerse ver y tener un alcance mayor. Hoy es común interactuar en las redes con las marcas que nos gustan y que consumimos, ya sea expresándoles nuestro agradecimiento, nuestras dudas, quejas o cualquier tipo de información que nos plazca. Nada mejor para una marca que incrementar positivamente su número de seguidores o adeptos.

 
Pero no es solo eso, la gente ha encontrado un lugar y una forma de expresar aquello que siente, que le gusta o disgusta y que le pasa sin que nadie se lo pregunte. A todos nos gusta hablar, compartir nuestra opinión y ser escuchados, y los canales sociales se han convertido en un lugar libre y gratuito para hacerlo.
 
¿Qué provecho se puede sacar de esto? Es claro, las redes sociales son una fuente constante, amplia y valiosa de información para la investigación de mercado.  Nos encontramos en un punto en que el engorroso proceso de hacer análisis de marca y sentimiento ha virado 180°. Ya no tenemos que gastar horas y recursos reclutando gente, buscando adeptos y candidatos que concuerden con nuestro target, que estén disponibles y que quieran participar.
 
Las tradicionales encuestas de mercado donde se solicitaba a un grupo de personas voluntarias que participara en actividades de presentación de un producto o donde se hacían preguntas sobre el uso y los sentimientos que tenían con respecto a la marca poco a poco van perdiendo relevancia. Raro sería para una marca masiva no tener presencia en la redes, donde pueden directamente preguntarle a sus consumidores lo que piensan u opinan.
 
El ejercicio de escucha en las redes sociales (Social Media Listening) mediante soluciones analíticas, permite fácilmente organizar el alto volumen de información en aquellos tópicos que sean de interés. De esa forma es posible recabar las opiniones que miles de usuarios expresan libremente sin necesidad de preguntarles.
 
Antes de salir al mercado con un nuevo producto e incluso antes de eso, antes de empezar a pensar en un nuevo producto hay que saber cuál es la necesidad a cubrir y cuáles son los intereses de los clientes. Un análisis de tendencias puede ser de gran ayuda en este caso y que las soluciones de listening estén preparada para hacer eso: buscar y agrupar las opiniones en relación a un tema.
 
Incluso es posible medir el impacto que un producto tendría al ser lanzado al mercado; por ejemplo, se puede consultar a la gente sobre sus gustos con distintos posts que los incentiven a responder y participar. El análisis de Performance, puede medir el impacto cuantitativo que tienen las acciones en las redes, lo que le permitirá a la marca pensar qué es más conveniente para ella y elaborar pasos a seguir con mayor seguridad.
 
Escuchar a los potenciales consumidores y conocer la performance de las acciones en cada una de las redes sociales permite tener una visión más rápida y clara de lo que está o no funcionando, proporcionando de esa forma decisiones más asertivas y mejores resultados.
 
Responde 5 preguntas clave sobre cómo crear una campaña en Social Media y descubre cómo la escucha puede potenciar tu estrategia de comunicación superando tus expectativas y sorprendiendo a tus competidores!